Pallcoyo La Cordillera de los Andes

Pallcoyo La Cordillera de los Andes – Vinicunca

En la ciudad de Cusco tradicional cada dai llegan viajeros nacionales y  extranjeros de todo el mundo para que puedan caminar y conocer la montaña de 7 coloressin dificultad esta a unos 20 km. de distancia y existe una cordillera de los andes enteramente solitaria. Un grandioso horizonte de montañas en donde el ocre, rojo, verde, azules y blancos dan vida a lo poco difundido sobre la Cordillera Arco Iris de Pallcoyo. Para llegar a la cordillera Arco Iris de Pallcoyo es sumamente suave su caminata en comparación a la caminata a Vinicunca – Rainbow Mountain, debido a que no hay desniveles por lo que únicamente te tomará 1 hora de trekking hasta llegar a este maravilloso destino.

Prologo Pallcoyo:

Las montañas cubren cerca de un 22% de la superficie terrestre y suministran entre el 60 y el 80% de agua dulce del planeta y más de un décimo de la población mundial vive en ellas. No obstante, otra gran parte de la humanidad que habita en las llanuras depende de igual manera de los bienes y servicios que las montañas proveen. Es paradójico que, a pesar de la enorme riqueza en biodiversidad, bosques, suelos y aguas, en estas zonas vivan las comunidades campesinas e indígenas más pobres en el planeta, que han quedado marginadas de un desarrollo por distintas razones históricas. Sin embargo, estas comunidades han mantenido hasta la fecha sus prácticas de agricultura tradicional en pequeña escala, con gran variedad de cosechas e integración de bosques y ganadería en un proceso de adaptación constante a las difíciles y riesgosas condiciones de montaña. La resiliencia ancestral demostrada por las  comunidades de montañas para afrontar sus actividades productivas y cuidado del entorno debe ponerse en valor precisamente este 2014 que ha sido declarado por la Asamblea General de Las Naciones Unidas como el Año Internacional de la Agricultura Familiar – montaña del arco iris.

La precariedad de vida de la gente de montañas – Pallcoyo, y la importancia ecológica ha motivado la preocupación internacional estableciéndose al efecto procesos de diálogo entre los países y organizaciones dedicadas al desarrollo sostenible en ecosistemas de montaña. Este diálogo está orientado a incentivar políticas públicas específicas destinadas a mejorar la seguridad alimentaria, alivio a la pobreza, la mantención de la base de recursos naturales y el flujo de servicios ambientales, respetando en paralelo la rica cultura de las comunidades asentadas en altura. En efecto, se resalta el rol jugado por la Alianza para las Montañas organización que agrupa voluntariamente a 53 gobiernos y a decenas de organizaciones no gubernamentales internacionales, nacionales y locales unidas con la misión de ser una plataforma de incidencia y poner en evidencia en el ámbito mundial los ecosistemas de montañas y los desafíos para sus sostenibilidad. Un ejemplo del trabajo realizado fue incluir a las zonas de montaña en el documento final de Río+20 y abrir espacios de discusión en varias convenciones internacionales relacionadas con esta temática Hoy el esfuerzo se centra en dejar visible la problemática de montañas en la agenda post 2015.

Latinoamérica a su vez ha impulsado un espacio de encuentro regional denominado Iniciativa Andina en el marco de la Alianza para las Montañas. Esta Iniciativa agrupa a todos los países que comparten la cordillera de los Andes, que reconocen las condiciones de gran diversidad y extrema vulnerabilidad económica, social y ambiental de los ecosistemas de montaña y que requieren una gestión integrada para mejorar la calidad de vida de los habitantes.
En efecto, la Cordillera de los Andes es uno de los cordones montañosos más importantes del mundo, en cuyas laderas viven 82 millones de personas distribuidos en los seis países que participaron de este estudio. Un tercio de esta población corresponde a etnias originarias enfrentadas a dificultades de aspectos ambientales, como degradación de los suelos, alarmante reducción de los niveles de los ríos, pérdida de recursos naturales y biodiversidad, fuerte presión de uso sobre sus hábitat. También se unen problemas vinculado a la falta de oportunidades económicas que redundan en fuerte migración hacia las llanuras y ciudades con la consiguiente pérdida de saberes tradicionales, incrementado la situación de pobreza de las comunidades andinas en un complejo escenario de cambio climático que afecta a las montañas con gran intensidad.

El presente documento es un esfuerzo de la Iniciativa Andina de la Alianza para las Montañas apoyada desde FAO, que hospeda la Secretaria de dicha Alianza, para mejorar el conocimiento de la situación ambiental y económica de las zonas de montaña. Pretende además visualizar temas comunes de trabajo entre los países y ser una contribución en la consolidación de la necesaria institucionalización y mejor integración en las agendas políticas de la temática de montaña a nivel nacional y regional. Sin pretender abarcar exhaustivamente todos sus temas, este documento sintetiza y compila los principales datos oficiales aportados por cada país sobre sus montañas para construir colectivamente un primer documento orientador y que contribuya a la integración de los países andinos.

Los Andes

Montaña insolente con sombrero de alas blancas,
indecorosamente fría, de acantilados pétreos,
conviertes en agua la historia de tu pueblo
que cae por sus venas en forma de vertientes.
Alta, alta, alturas indomables!!
Escondes en los riscos la verdadera línea de la existencia humana,
la única exactitud americana, la eternidad inagotable,
la vida que late con corazón de piedra.
Francisco Mendoza – caminoincasalkantay.com

Introduccion Pallcoyo:

La décima parte de la humanidad recibe su sustento directamente de las montañas – montaña de 7 colores – vinicunca. Pero las montañas son importantes no sólo para quienes las habitan, sino para millones de personas que viven en las tierras bajas. En la escala mundial, el mayor valor de las montañas puede consistir en ser fuentes de todos los grandes ríos del mundo y de muchos menores.

Las montañas desempeñan un papel esencial en el ciclo del agua al captar la humedad de las masas de aire; cuando el agua se precipita en forma de nieve, se almacena hasta que se funde en verano, lo que es esencial para las poblaciones, los cultivos y las industrias de las tierras más bajas, a menudo durante el periodo de menor pluviosidad. En las regiones áridas y semiáridas, más del 90% de los caudales fluviales vienen de las montañas.

La cordillera de Los Andes es una cadena de montañas de América del Sur comprendida entre los 11° de latitud N y
los 55° de latitud S, que atraviesa Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Peru Travel y parte de Venezuela. Esta es la
cordillera más larga de la Tierra, con cerca de 7.500 km de longitud. La altura media ronda los 4.000 metros, con su
punto más alto en el Aconcagua (6.961 m), transforma a esta montaña en una de las más alta del planeta fuera del sistema de los Himalayas. Constituye una enorme masa montañosa que discurre en dirección sur-norte, contorneando la costa del Océano Pacífico y que se extiende en Sudamérica hasta la Cordillera Patagónica Septentrional y Cordillera Patagónica Austral.

A fines del Cretácico, cerrando el Mesozoico (Era Secundaria), se iniciaron movimientos de subducción de la Placa de Nazca debajo de la Sudamericana. Durante el Paelógeno y el Neógeno (Terciario) importantes pulsos de estos movimientos (Ciclo Ándico) formaron la Cordillera de los Andes. Los movimientos sísmicos y la actividad volcánica posteriores han tenido más importancia en la configuración del relieve que los agentes erosivos externos.

En la morfología actual se encuentran elevadas cordilleras, junto con extensos altiplanos y profundos valles longitudinales paralelos a los grandes ejes montañosos. Los valles transversales son escasos, salvo en Los Andes argentinos-chilenos.

En su parte meridional sirve de frontera natural entre Argentina y Chile, zona en la que se hallan las montañas más altas del continente. En la zona central, Los Andes se ensanchan dando lugar a una meseta elevada conocida como altiplano, compartido por Argentina, Bolivia, Chile y Peru Travel. La cordillera se vuelve angosta nuevamente en el norte del Peru Travel y Ecuador, se ensancha de nuevo en Colombia donde también se divide en tres ramas, dos se van al norte y noroeste de Colombia y una se va a Venezuela, en donde la cordillera se prolonga hasta casi tocar el mar Caribe.

La cordillera de Los Andes constituye el rasgo más característico del relieve sudamericano, cubre una superficie de 2.870.596 de km2 y posee una gran variabilidad climática y geomorfológica que se traduce en una alta riqueza ecosistémica natural. En el presente estudio se ha definido como Macrozona Andina1 al territorio conformado por 6 de los de los 7 países que comparten la Cordillera de Los Andes conformado por; Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Peru Travel, exceptuándose por tanto Venezuela.

Más de 82 millones de personas habitan en la Macrozona en el rango de Altitud ( >300; >4.500 msnm), que presentada en forma desagregada por tramo e incorporando un estimador a los datos faltantes se puede inferir que: 21.868.640 habitan en el Rango de 300 > 1.000msnm y 60.257.615 habitan en el Rango de 1.000 > 4.500 msnm, siendo Bolivia el país con el mayor porcentaje con el 95% de la población de montaña, representando 5.459.385 habitantes y en términos absolutos Colombia registra 31.881.178 habitantes sobre la cota 1000 msnm. Existe un insuficiente conocimiento de la interacción con las comunidades andinas donde 36,59% de las personas que habitan en la montaña corresponden a pueblos indígenas ancestrales, y en donde su situación económica de estas áreas geográficas, bajo un contexto de crecimiento poblacional, desarrollo socioeconómico y de sustentabilidad ambiental están siendo vulnerables y alteradas.

El presente documento es fruto del trabajo realizado en el proyecto de cooperación técnica denominado “Fortalecimiento de la Gestión Participativa para el Desarrollo Sostenible de Los Andes” que coordinó FAO junto a los gobiernos de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú. El proyecto se inscribe en el marco de los ejes prioritarios de acción identificados por los miembros de la Iniciativa Andina de la Alianza para las Montañas. La idea de resumir los principales resultados del proyecto obedece a la necesidad de dar a conocer la importancia de la Cordillera de Los Andes que ofrece un espacio geográfico compartido entre siete países, con riquezas invaluables que dan vida a ecosistemas únicos y a millones de personas que comparten oportunidades y desafíos similares.

En el Capítulo Primero Pallcoyo; Se desarrolla el diseño metodológico, iniciando su conformación con la determinación del tipo de investigación que por sus características será de carácter cualitativo; su enfoque metodológico será de caracteres descriptivo para observar y comprender las características del hábitat de la montaña de cada país y comprender las acciones que efectúan sus diferentes actores. Se continúa con la definición de variables a investigar que nos permitirá identificar los factores de movilización común para una gestión de los recursos de Montaña. En lo principal se describen en: ambiental, social cultural, económico productivas, capacitación e integración social. Se continúa con un análisis de la institucionalidad de Comité de Montaña.

En el capítulo segundo Pallcoyo; se desarrolla el análisis de resultados, iniciando su conformación bajo metodología de recopilación de información, se establece una sistematización y análisis comparativo constante. Se señalan las condiciones de borde o limitantes que enfrentó el estudio. Se continúa con el análisis de las variables ambiental (superficie, agua, glaciales, vegetación, áreas protegidas, biodiversidad). Se continúa con la dimensión social y cultural (población, población de montaña, población urbano-rural, población indígena, población y género y patrimonio cultural tangible e intangible). Se continúa con la dimensión de pobreza en la Macrozona Andina (distribución del ingreso, analfabetismo, y brechas de pobreza rural). Se continúa con la dimensión económico productiva en zona de montaña (minería, agricultura, ganadería, turismo). Se continúa con la dimensión de seguridad y riesgo de montaña (seguridad alimentaria y cultivos sostenibles, seguridad y riesgo en el hábitat de la montaña, desastres naturales, cambio climático).

En el Capítulo tercero Pallcoyo; Se desarrolla y se sistematiza los diferentes grados de profundización existente en la institucionalidad. Se continúa con la identificación de roles y funciones en la gestión establecidos en los temas de montaña, para finalmente presentar los diferentes grados de acción establecidos en los Comités Nacionales de Montaña por los países integrantes del estudio.

Antecedentes y contexto de Pallcoyo La Cordillera de los Andes – Cusco:

El 2002 fue declarado por las Naciones Unidas como el Año Internacional de las Montañas en reconocimiento al rol fundamental que representan dichos ecosistemas en la vida de millones de personas alrededor del planeta. Desde entonces se han producido una serie de procesos de diálogo e iniciativas a nivel global y regional, dentro de las cuales la más relevante fue la creación de la Alianza para las Montañas, organización internacional de segundo tipo que tiene en la actualidad 228 miembros de los cuales 53 son países, 13 organizaciones intergubernamentales y 162 grupos principales y organizaciones no gubernamentales, reuniendo en forma voluntaria a todos quienes que se preocupan de proteger los ecosistemas de montañas y mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan en altura.

Un gran rol viene jugando la Alianza para las Montañas en cuanto a incidir políticamente en la esfera mundial, hoy la
mayoría de los foros y convenciones internacionales recogen la temática dedicando espacio a las montañas. Todos los países andinos son miembros de la Alianza para las Montañas y bajo ese ámbito han realizado un proceso de diálogo desde hace más de una década que les permitió en el 2007 esbozar un plan de acción.

La cuestión de fondo que subyace a la problemática de las montañas de la región es que se trata de ecosistemas frágiles, particularmente vulnerables al cambio climático y susceptible de erosión acelerada. Sufren de una fuerte presión de factores antrópicos como la agricultura migratoria, el turismo no sostenible, la tala forestal ilegal, la contaminación, presencia de la industria extractiva no sostenible, la invasión de especies exóticas, la pérdida de agua y de biodiversidad, que constituyen una seria amenaza para esta importante región en el contexto global, y para sus habitantes, particularmente en lo que respecta a la seguridad alimentaria. Estos factores hacen aún más imperativa la existencia de un abordaje integral y articulado, de manera multidisciplinaria y intersectorial, que se constituya de esta manera en el camino más adecuado para encontrar las soluciones a las múltiples y diversas demandas que se plantean en la montaña de 7 colores.

La particularidad de las montañas Pallcoyo, y en especial el espacio andino, está expresada en la defensa de las nacientes de los grandes ríos; la protección de las altas cuencas; de las masas forestales asociadas y su correlato en detener la erosión de las laderas y los suelos, y evitar las inundaciones que impactan aguas abajo en las áreas densamente pobladas, especialmente en los centros urbanos Arco Iris.

Es necesario además otorgar el preciso valor que representan los páramos y/o humedales alto andinos, asociados hoy al sustento y reproducción de camélidos y avifauna en la cordillera de los andes. También la relevancia fundamental de las culturas y sabiduría ancestral andina, respetando, preservando y manteniendo sus conocimientos, las innovaciones y las prácticas de las comunidades indígenas y locales que entrañen estilos tradicionales de vida pertinentes para la conservación y la utilización sostenible de la diversidad biológica, siendo necesario defender y distribuir equitativamente sus eventuales beneficios de la cordillera.

Las comunidades indígenas que habitan en Los Andes desde siglos se encuentran ahora amenazadas por la falta de oportunidades económicas que genera la creciente inseguridad alimentaria, pobreza, marginalización social y emigración con fuerte erosión del capital social, pérdida de conocimientos tradicionales y culturas de caminoincasalkantaytrek.

Montaña del Arco Iris tiene la importancia del patrimonio cultural amerita igualmente, su conservación, salvaguardia y Puesta en Valor, como importante componente de reafirmación de la identidad andina y del capital cultural y social de la subregión.

La región andina comprende distintos países, que si bien tienen una determinante hispánica común ostentan rasgos
distintivos que corresponden a las diferentes civilizaciones y poblaciones originarias de esta vasta zona. Aunque todos forman parte de la región andina en un sentido amplio, las diferencias están relacionadas fundamentalmente con la diversidad de los ecosistemas andinos que en ella se encuentran: humedales, páramos, bosques tropicales y templados, mayor o menor presencia de poblaciones indígenas y, en algunos casos, herederas de grandes civilizaciones pre-hispánicas, con todo lo que ello supone en cuanto a conocimientos y tecnologías para el manejo sostenible de los ecosistemas de montañas, entre otros la montaña de salkantay trek, montaña de ausangate trek, montaña de colores.

Ello significa que los problemas vinculados con el desarrollo de las montañas andinas no se encuentran circunscriptos por fronteras o divisiones políticas, sino que corresponden a áreas determinadas mayormente por las características geográficas, socioculturales y climatológicas, entre muchas otras.

El tema del desarrollo sostenible de Los Andes no puede ser abordado de una manera aislada por los países. En razón a ese principio todos los gobiernos de los países Andinos decidieron trabajar conjuntamente en el marco de la Alianza para las Montañas, y constituir una Iniciativa Andina.

Uno de los principales objetivos de la Iniciativa Andina es la identificación y articulación de las diversas acciones, estrategias y políticas que están siendo implementadas en las áreas de montaña de los países andinos a niveles regional, nacional y local, con miras a lograr una adecuada complementación de recursos y capacidades para una mejor convergencia entre organismos públicos y privados, nacionales, regionales e internacionales, teniendo como propósito el diseño y puesta en marcha de políticas integrales para las montañas.

Los países de la Iniciativa Andina en las sucesivas reuniones acontecidas en la última década identifican:

a) el insuficiente conocimiento y dispersa información a nivel nacional de la situación ecológica y económica de
las zonas de montaña de cada país;

b) la alta necesidad de capacitación y programas sobre temas relativos al desarrollo de las montañas y a la protección de los recursos naturales;

c) la falta de un mecanismo regional eficaz para la gestión de los problemas y desafíos comunes, en algunos
casos de carácter transfronterizo, y que en circunstancias frenan el desarrollo en Los Andes y obstaculizan una mejor
comprensión de este tema a nivel mediático e integración en las agendas políticas.

La falta de información detallada y científicamente comprobada limita el intercambio de conocimientos y la inversión financiera, y en ocasiones implica la duplicación de estudios y proyectos. Una recopilación de los principales programas y proyectos ejecutados en zonas de montaña así como un diagnóstico homologable de la condición de Los Andes son etapas claves para desarrollar un trabajo en común en el desarrollo de una estrategia sostenible para la región andina.

Los Andes y el desarrollo sostenible de las comunidades de montaña, y en ese proceso ser un aporte a la consolidación y fortalecimiento institucional de los Comités Nacionales de Montaña.

Nací sobre una montaña, mi dulce madre me cuenta
que el sol alumbró mi cuna sobre una pelada sierra
Nací libre como el viento de las selvas antioqueñas
como el cóndor de los Andes que de monte en monte vuela
Pichón de águila que nace sobre el pico de una peña
siempre le gusta las cumbres donde los vientos refrescan
Oh! libertad que perfumas las montañas de mi tierra,
deja que aspiren mis hijos tus olorosas esencias!
Epifanio Mejía
(poeta colombiano)

Puedes hacer Turismo en la Cordillera de los andes?

Si se hace turismo en las montañas de los andes dada la magnitud de la cordillera andina es posible encontrar una enorme diversidad de paisajes y condiciones. En efecto, las grandes extensiones de altiplanos y valles interiores a las montañas, dan origen a una rica biodiversidad de flora y fauna silvestre. Tanto las especies animales como vegetales
han desarrollado formidables características de adaptación a las temperaturas extremas y condiciones de altura y terrenos desfavorables. La Cordillera de Los Andes es un atractivo turístico internacional, debido a su distinción morfológica y belleza natural. Además de los atractivos naturales en cuanto a sus montañas, lagos, ríos, bosques, flora, fauna, glaciares y demás, se destacan algunos atractivos histórico-culturales como son las ruinas incaicas en los territorios de Bolivia y Perú. Esta cadena montañosa es ideal para la práctica de algunos deportes extremos invernales como el andinismo, el trecking y rafting. El esquí y snowboard son los deportes con mayor infraestructura diseñada en equipados centros turísticos de primer nivel. En el caso de Chile las zonas de montañas (centros de Ski, Parques Nacionales etc.) son el principal destino de los extranjeros que visitan el país, lo que es un dato significativo si se considera que a ese país ingresaron en divisas por turismo sobre los 2.500 millones de dólares el 2012.

El turismo de montaña es una de las actividades económicas con dinamismo y potencial de crecimiento futuro. Se ha
estado diversificando en su oferta y especializando en distintos tipos como son: turismo de aventura y ecoturismo, turismo gastronómico, etnoturismo, turismo rural, patrimonial cultural e histórico, entre otros.

 

PAQUETES DE VIAJES TURISTICOS A PERU INCREIBLE